25 maneras de mejorar tu estilo

No es divertido estancarse. A veces puedes seguir a tu musa musical por el agujero del conejo y quedarte atrapado ahí, sin poder regresar o poder ir más allá, situación que puede volverse muy frustrante.  Terminando por desmotivarte completamente. O tal vez no estás estancado y sólo quieres mejorar, y rápido. De cualquier manera, el truco para trascender técnicamente se encuentra en cómo abordas el tema filosóficamente y no físicamente. Hemos compilado 25 trucos que le darán un empujón a tu nivel, ya sea que te encuentres estancado o simplemente quieras agregar una nueva dimensión o dos a tu estilo.

Usa diferentes plumillas

Cuando tocas, la púa o espiga es el primer contacto entre tu expresión y la guitarra. Y la mayoría de nosotros nos acostumbramos tanto a un sólo tipo de plumilla que nos cuesta trabajo usar cualquier otra cosa. Pero las plumillas son baratas, y hay tantos diseños por una buena razón: cada una tiene una función distinta. Imagínalo como un lente de cámara: unos son muy buenos para acercamientos y fotos macro, otros para hacer zoom a objetos lejanos, otros para tomar retratos, otros son buenos para hacer de todo un poco, y luego tienes a los de “efectos especiales”, como los ojo de pez o diorama. Las plumillas no son diferentes. Unas pueden ser mejores para rasgueo, otras para tocar melodías rápidas de manera limpia y otras te pueden facilitar los armónicos. Así que aprovecha el bajo precio de las plumillas y compra muchas de diferentes tipos. En el peor de los casos te dejará sintiéndote menos vulnerable si llegas a estar en una presentación con una guitarra y plumilla poco familiares.

Suelta la plumilla

Guitar Picks

Muchos guitarristas pasan todas sus vidas sin hacer a un lado la plumilla para tocar con los dedos, pero están dejando pasar un gran potencial de expresión si no se dan la oportunidad. Cuando tocas con los dedos tu música se abre a un nuevo mundo de control dinámico (realmente como un trompetista) y el ataque a la nota es algo ajeno al oído ya que estamos acostumbrados al sonido de la plumilla contra la cuerda. Sólo escucha Jeff Beck o el trabajo reciente de Richie Kotzen para ver qué tan fuera de este mundo y al mismo tiempo qué tan humano y lírico puedes sonar si haces la plumilla a un lado.

Observa tu reflejo

Lo primero que hiciste cuando compraste tu guitarra fue verte en el espejo, ¿cierto? No hay por qué avergonzarse, todos lo hemos hecho. Pero incluso cuando ya hayas superado la fase de “¡Oh, por Dios! ¡Me veo súper bien!”, deberías seguir tocando frente al espejo. Te ayudará a identificar errores en tu forma de tocar, como ver si sostienes la guitarra en un ángulo extraño, o si tu vibrato es disparejo (Si eres nuevo en la guitarra y no sabes qué es vibrato, es cuando haces un pequeño bending en una cuerda repetidamente y con ritmo, logrando un sonido ondulante, como lo haría un vocalista con su voz). Dado que el tono de nuestro vibrato está directamente relacionado a qué tanto doblamos la cuerda, un espejo te ayudará a ver si lo estás haciendo correctamente.

Observa a los cantantes

La manera en la que un vocalista frasea sus notas puede ser una manera totalmente distinta de abordar la música comparado con lo que haría un guitarrista. Elige un par de cantantes que te gusten y ve si puedes identificar qué es lo que hace único a su fraseo. Un buen lugar para comenzar es con Ozzy Osbourne, ya que su fraseo es bastante simple y fácil de traducir a la guitarra. Pero ya que lo tengas dominado, busca cantantes con una técnica más distinguida, como David Bowie, Bjork o Mike Patton. Escucha cada detalle; cómo se deslizan hacia y desde una nota, cómo varian volumen e intensidad, si aplican vibrato, si van sincronizados con el ritmo o si entran algo antes o después, o si agregan pequeños cambios microtonales o uno que otro bend.

Imita

Así como es divertido robarle técnicas a los vocalistas, tu estilo puede mejorar si realmente tratas de meterte en la cabeza de tus guitarristas favoritos. Una vez más, escuha esos pequeños y únicos detalles en su fraseo. Por ejemplo, un buen atajo para sonar como Steve Vai durante un solo es tocar un armónico en una nota unos cuantos trastes alejados de la nota que deberías tocar (aún en la misma escala), y haz un slide súper rápido para salir de esa nota hacia la correcta. Acumulando muchas pruebas y errores, eventualmente serás capaz de identificar lo que necesitas hacer para plasmar su estilo en tu forma de tocar. Pero una vez que lo logres, déjalo. Considéralo investigación para aprender a hacer que la cuerda haga lo que tú quieras y estudia a otro músico, para que cuando sea el momento de desarrollar tu propio estilo, tengas una gran variedad de elementos a tu disposición.

Agrega una cuerda

Mayones RegiusLas guitarras de siete y ocho cuerdas pueden estar muy asociadas a estilos como metal extremo, metal progresivo y djent pero eso no significa que sea lo único que pueden hacer. De hecho, una guitarra de ocho cuerdas con circuito para single-coil te puede dar muy buenos tonos bajos, mientras que el simple hecho de tener más notas para tocar se traduce en una oportunidad de explorar más la conducción de acordes, o si tocas con los dedos, las líneas de bajo. Una guitarra con cuerdas adicionales también te obliga a pensar más en términos de melodías e intervalos que en patrones en el diapasón, al menos en las primeras fases. Eso es algo que puedes traducir a tu estilo de seis cuerdas.

Quita una cuerda

Claro que puede funcionar de la manera opuesta. Keith Richards y Billy Corgan son guitarristas que han explorado las guitarras de cinco cuerdas, mientras se sabe que Wes Borland de Limp Bizkit y particularmente Max Cavalera de Soulfly han aplicado su estilo a sólo cuatro cuerdas. Este tipo de sistemas autolimitantes pueden incluso ser aplicados a una guitarra de seis cuerdas: sólo concéntrate en no tocar notas en una sola cuerda durante la duración de un solo o la canción completa y ve a dónde te lleva.

Domina la distorsión

Marshall JTM45Muchos de nosotros usamos la distorsión como una muleta, lo sepamos o no. La distorsión empareja la dinámica entre notas, haciendo que sonar bien sea sencillo. Y desde cierto punto de vista está bien. La meta debe ser sonar bien. Pero demasiada distorsión puede aplastar tu tono y disminuir su impacto. Esto es muy notable en punk y el metal, donde los guitarristas agregan muchísima ganancia pero pierden el ataque y el impacto que le da a esos estilos su  empuje característico. Una buena regla es poner la ganancia a un nivel que te sientas cómodo en casa, y después reducirlo más o menos una tercera parte cuando toques en vivo. Puede que te sientas algo expuesto tocando con menos ganancia por tu cuenta, pero en el contexto de una banda sobresaldrás más y encajarás mejor, y el resto de los instrumentos ayudarán a distraerte del sentimiento de “Argh, ¿a dónde me voy a esconder sin mi distorsión?”

Apaga tu amplificador

Puedes aprender mucho sobre tu forma de tocar apagando el amplificador y practicando desconectado. Al instante escucharás si hay vibraciones no deseadas de cuerdas sobre el diapasón o si tu ataque es disparejo al cambiar de cuerda. Esto también pone mucho énfasis en el ritmo de tus notas, ya que el ataque es más prominente cuando no hay un amplificador que le de sustain a la nota cuando tocas la cuerda.

Canta

¿Estás tratando de aprender una canción con un ritmo complejo, o un solo que de plano no entiendes? Cántalo antes de tocarlo. Esta es una gran manera de internalizar su ritmo antes de que pongas tus manos en la guitarra, y es particularmente de gran ayuda si estás tratando de aprender una canción en un compás complicado.

Aprende una canción que no te guste

La música fea también te puede enseñar algo, incluso si la lección es sobre lo que no hay que hacer. A veces puedes aprender nuevos acordes, ritmos e ideas para melodías al aprender canciones que están fuera de tu género preferido, y puedes llevar esos trucos a tu propia música y plantearlos en cualquier contexto que creas aceptable. Si te gusta el metal, aprende algo de country. Si te gusta el blues, aprende algo de hip hop. O sólo explora el arreglo común de una canción pop famosa. Nunca sabes lo que aprenderás, y nunca hace daño tener una o dos canciones extra en tu arsenal.

Toca con la televisión

Rock LobsterLos temas de la televisión a veces se salen muchísimo de la armonía que podrías esperar en una canción de rock. Por ejemplo, desde una perspectiva de composición, el tema de Family Guy realmente está bastante alejado, al menos lo suficiente como para distanciarse del aprendizaje de oído de una canción de rock/pop/blues/metal/indie/country. En cierto punto usa una escala diferente en casi cada compás. Esto realmente te puede ayudar a pensar en cómo llegar de una nota a la siguiente mientras te lleva la melodía, en vez de guiarte con un patrón sobre el diapasón.

Haz composiciones lejos de la guitarra

Si realmente quieres salirte de esos patrones en el diapasón, usa un software como Guitar Pro o un simple editor MIDI en un software de grabación y ve lo que ocurre cuando compones sin una guitarra. Tal vez llegues a una melodía o acorde que es difícil de tocar, pero a menos que realmente lastime tus dedos es totalmente válido.

Explora las inversiones

Sólo porque aprendiste el acorde de Mi abierto no significa que siempre tengas que tocar Mi de esa forma. Cualquier combinación que incluya un Mi, Sol# y Si es un acorde de Mi mayor. Lo mismo para cualquier otro acorde. Incluso puedes tocar Mi mayor con las cuerdas Si y Mi abiertas y poniendo el dedo sobre la sexta cuerda en Sol# si se te da la gana.

Inventa tus propias escalas

Algunos guitarristas aman las escalas. Otros las aborrecen. Pero sin importar la postura que tengas, puedes salirte del modelo e inventar tu propia escala, simplemente basándote en patrones visuales en el diapasón. Por ejemplo, Dimebag Darrell y Eddie van Halen lograron sobresalir con una técnica llamada escala simétrica. Esto se da cuando tocas un patron (normalmente de tres notas) en una cuerda, y repites ese mismo patrón en las demás cuerdas. Esto te lleva realmente lejos de cualquier escala conocida y te hace sonar bastante bien. Pero no te limites a las reglas. Si tu patrón no suena bien en alguna cuerda, modifícalo un poco para esa cuerda. Nadie te va a ver feo si cambias tu escala en una sola cuerda, excepto tal vez en algún comentario ardido de YouTube.

Grábate

Ah, YouTube. Es una muy buena herramienta para lecciones, demos de equipo y descubrir nueva música. Pero quienes aman dejar comentarios te dirán muy rápido si hay algo mal con tu forma de tocar; o si cambiamos de lugares, si hay algo mal en SU forma de tocar. No los ecuches. Si grabas un video y lo subes a YouTube, o tus propios riffs en tu iPhone, o si grabas una canción en un estudio casero o profesional, escucharte en esas grabaciones te hablará mucho sobre tus fortalezas, y tal vez revelen ciertas fallas o una que otra sorpresa. Verás al instante si tu tiempo es muy acelerado o si tu fraseo está algo débil. Pero no dejes que los trolls de YouTube te molesten. Esa gente sólo se dedica a hacer sentir inferiores a los demás para sentirse bien sobre sus propias dificultades para tocar en vez de arreglarlas.

Sube al escenario

Peter Hodgson & Joe SatrianiYa que estés satisfecho tocando en la comodidad de tu casa, sal a un escenario, al que encuentres. O al menos toca con otros músicos en alguna cochera. Probablemente notarás que el nivel que crees tener cuando tocas por ti mismo disminuirá un poco al unirte a otros músicos, ya que se harán presentes algunas variables a tomar en cuenta, como la percepción diferente del tiempo de cada uno, diferente acústica a la que estás acostumbrado, nervios y luces en el escenario. Todas estas cosas son prácticamente imposibles de simular y sólo puedes experimentarlas al tocar con otros. Y ya que la meta para la mayoría de nosotros es hacer música con otros para otros, el escenario o cuarto de ensayo será donde tengas los aprendizajes más profundos.

Sé un maestro del tiempo

Sí, los metrónomos son aburridos. Pero también lo es escuchar a un músico sin dominio del tiempo. Muchos guitarristas tratan inmediatamente de apresurase y volverse demonios de la velocidad. Pero a menos que puedas tocar a tiempo, sólo estarás tocando rápido y sin ritmo. Haz el esfuerzo de tocar con y contra el tempo, y tu estilo cobrará vida.

Rearmoniza una canción

Busca “Day Of The Cow 2″ de Mike Keneally para escuchar un riff conocido de Metallica transportado a una escala mayor en vez de una menor. Suena desafinado al inicio ya que estás mentalmente comparándolo al que conoces, pero una vez que olvidas eso puedes aprender una que otra cosa sobre armonía. Si no conoces bien la teoría para hacerlo no hay problema; sólo toma una canción familiar y toca una nota un traste  adelante o atrás durante toda la canción. Ve lo que ocurre. Guárdalo como otro truco que puedes tener.

Haz una grabación multipista de un cuarteto de cuerdas

Este se explica por sí solo. Es una gran manera de ver cómo diferentes instrumentos encajan en una canción, además de ser un proyecto divertido para extraer un amplio rango de tonos de tu equipo. Tal vez debas saber leer música o tener un muy buen oído para hacerlo, pero nadie dijo que iba a ser fácil.

Apaga las cuerdas con ambas manos

Es sorprendente el sonido tan limpio que puede salir de tu instrumento cuando pones atención a tu muting. Si estás tocando la sexta cuerda, usa tus dedos de la mano izquierda para apagar algunas cuerdas. Si estás tocando la primera cuerda, usa la parte lateral de tu mano derecha o de tu pulgar para apagar las otras cuerdas. Si estás tocando una nota en cualquiera de las otras cuerdas, utiliza una combinación de ambas técnicas. Una vez que hayas practicado lo suficiente se convertirá en un hábito, y serás capaz de tocar cualquier nota y que se escuche completamente limpia.

Aprende una melodía en una cuerda

Esta es una gran manera de comprender la relación entre las notas. Lo que estás haciendo es convertir efectivamente la música en una experiencia lineal y observable en una sola cuerda. Si nunca has desarrollado la habilidad de identificar intervalos (la distancia entre una nota y otra), esto te ayudará a lograrlo. Antes de que te des cuenta estarás escuchando dos notas y “sentirás” cuántos trastes hay entre ellas. Si ya has aprendido a moverte a lo largo del diapasón en patrones, entonces serás capaz de traducir esta técnica a múltiples cuerdas sin problema.

Olvídate de la música

Steve Vai acostumbra decir que cuando está tocando un solo, le gusta sacar su mente de todos los aspectos técnicos y teóricos de lo que está haciendo. En vez de eso él se cuenta una pequeña historia o algo parecido para asegurarse de que la música que está fluyendo de él hacia su amplificador es una recreación abstracta de una emoción o concepto, en vez de tratarse todo sobre la música. Inténtalo.

Las 5 bases

Fraseo, Ritmo, Introducción, Dinámica y Final. Cada uno de estos elementos es bastante obvio, y aún así es muy sencillo olvidar uno o incluso todos al momento de tocar. Capta la atención e imaginación de tu audiencia con la introducción, déjalos con un buen sentimiento de conclusión al final, y asegúrate de hacer todo para no perderlos entre inicio y fin.

Aléjate de la guitarra

A veces ayuda el simple hecho de parar. Esto encaja con el punto de dejar de pensar en música. Sal y disfruta la vida y aprende a extrañar tu instrumento. Steven Wilson lo dijo de la mejor manera cuando hablaba sobre tocar con Guthrie Govan: “Él es uno de los músicos más naturalmente intuitivos que he visto. Es como si ni siquiera lo estuviera intentando. Ahora, he estado de gira con  guitarristas como Robert Fripp, John Petrucci de Dream Theater, y cuando estos hombres están de gira, practican seis, siete horas al día. ¡Guthrie ni siquiera toca su guitarra! ¡Es sorprendente! Le pregunté ‘¿Por qué no practicas?’ y me dijo ‘Cuando subo al escenario me gusta que sea como si me estuvieran presentando a un viejo amigo. Y siempre es un placer ver a un viejo amigo.’ Pero para cualquier otro esa idea de no necesitar incluso calentar es impresionante. Pero cierta. Él no toca la guitarra hasta que sube al escenario. Y eso para mí es una característica de un músico realmente natural, intuitivo y creativo.”

This entry was posted in Salón De Guitarristas and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

15 Responses to 25 maneras de mejorar tu estilo

  1. Huelen Guevara says:

    la verdad que son muuyy buenos consejos

  2. Hipsterminator says:

    De los mejores consejos que he leído. Sinceros y prácticos.

  3. el Hermano del loki says:

    en punto de “cantar”. y si no sabes cantar? y si cantas muy mal hasta el punto de romper los cristales? xD

  4. jimmyherzios says:

    Algunos siempre los he puesto en practica, pero otros no los hubiera imaginado

  5. CHAV says:

    BUENOS CONSEJOS , TODOS ELLOS

Leave a Reply to jimmyherzios Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *